viernes, 19 de junio de 2009

PROTOHISTORIA


Protohistoria, periodo de la historia situado cronológicamente entre la prehistoria, que la precede y obtiene toda su documentación historiográfica del uso de la arqueología, y la historia propiamente dicha, que la sigue y se apoya documentalmente sobre todo en los textos escritos. Es decir, la aparición de la escritura marcaría el punto de inflexión a partir del cual nos encontramos ante un periodo prehistórico o ante un periodo plenamente histórico, según respectivamente las diversas áreas culturales hayan llegado a ella. La protohistoria, no obstante, sería la época en la que cada civilización desarrolló sus elementos culturales propios que la llevaron al uso de la técnica metalúrgica y de la escritura, así como al desarrollo de una economía productiva no depredadora. En concreto, al menos en lo que respecta a Europa, la protohistoria designa un periodo cronológico que comienza en el II milenio a.C., inmediatamente después del calcolítico, y acaba con la generalización de la utilización del hierro hacia el 700 a.C.

No obstante, la historiografía ha convenido en distinguir recientemente un periodo distinto situado cronológicamente entre la prehistoria, que obtiene toda su documentación del uso de la arqueología, y la historia propiamente dicha, que se apoya documentalmente sobre todo en los textos escritos; esa etapa es la protohistoria, periodo durante el cual cada civilización desarrolló sus elementos culturales propios que la llevaron al uso de la técnica metalúrgica y de la escritura, así como al desarrollo de una economía productiva no depredadora. Así, en lo relativo al continente europeo, la protohistoria equivaldría prácticamente a la edad del bronce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada